Como no podía ser de otra forma, antes de final de año nuestro equipo se quiere despedir de la mejor forma posible, con noticias muy positivas.

El título de esta entrada nos sugiere un concepto que debería ser esencial para ofrecer los mejores cuidados a los niños en riesgo de padecer UPP o que ya las padecen.

Pero no solo UPP también hablamos de todas las lesiones relacionadas con la dependencia (LRD), pues la gran mayoría de niños en riesgo suelen ser niños con un nivel mayor de dependencia que la fisiológica para su edad. Hacemos referencia a los niños hospitalizados o con diversidad funcional, especialmente aquellos que tienen una falta de movilidad notoria.

Una Enfermera especialista en pediatría es la que tiene las competencias para prevenir las LRD en esta edad. Tal y como refiere S. Bernárdez Carracedo en su artículo «Mejor unidos: pediatra y enfermera especializada»: la enfermera pediátrica  puede: «Valorar de forma integral y contextualizada al recién nacido, al niño, al adolescente y a su familia, detectando cualquier anomalía y posibles déficits en sus necesidades, elaborando juicios clínicos profesionales, planificando las intervenciones y resolviendo de forma autónoma los problemas identificados y/o derivando a otro profesional.»

Soluciones a medida. Fuente: Dr. Pablo García-Molina

Pero hoy además os traemos una buena noticia como última entrada del año y como resumen del camino que es necesario tomar. Esa buena noticia no es otra que la publicación de una tesis doctoral con título «The Impact of Nursing Interventions on Pediatric Pressure Injuries» cuya autora Charleen Deo Singh defendió y publicó en mayo de 2017 en la Universidad de Walden (Estados Unidos de Norteamérica). A continuación mostramos un resumen de este trabajo que le permitió adquirir el título de Doctora en Filosofía en Ciencias de la Salud.