Seguro que podéis pensar “¡Pues vaya pregunta más rara!”

Por nuestras manos ha pasado un estudio publicado en el año 2012 sobre el uso de la realidad virtual mientras se cura las quemaduras en niños adolescentes. Un estudio realizado en Australia del año 2008 al año 2011. Al releerlo no he podido resistirme a compartir esta información y, por supuesto intentar sintetizar los principales hallazgos científicos. Y es que parece mentira pero en este caso la ficción supera la realidad. Pero no adelantemos ideas…

Un estudio con diseño de ECA, basado en el dolor como variable respuesta medida a través de la autovaloración del dolor de los/las adolescentes (a través de la escala visual analógica), la valoración de las enfermeras (a través de las escala FLACC), la valoración de la observación de los/las cuidadores/as y los cambios en las constantes fisiológicas (TA, FC).  También controlaron la duración de la técnica de cura, la administración de analgesia y el tipo de apósito usado entre el grupo control y el de intervención.

Ambos grupos se repartieron 41 adolescentes, 20 para el grupo control y 21 para el grupo intervención. Los adolescentes asignados aleatoriamente en el grupo intervención, cada vez que se les iba a curar se les colocaba unas gafas virtuales, pudiendo jugar mediante un jostick a diferentes juegos según la edad. Por ejemplo, Chicken LittleTM para niños entre 11 y 13 años y Need for SpeedTM para niños entre 14 y 17 años. Por su parte el grupo control recibió la distracción elegida por cada uno según disponibilidad del hospital; cuentos, televisión, música, etc.

¿Sabéis cuál de los dos grupos presentó menor intensidad del dolor en el cambio de apósitos y requirió menor dosis de medicación? ¿Sabéis quién valoró diferencias significativas en el dolor del adolescente?

En el próximo mensaje os diremos la respuesta… …por supuesto que no. La respuesta es sencilla y seguro que muchas y muchos de vosotras lo imaginabais.

La valoración de las enfermeras fue significativamente diferente entre el grupo control e intervención. Las enfermeras sí observaron que con la realidad virtual, el adolescente sentía menos dolor que en el grupo control. Además y como punto más objetivo, los adolescentes que jugaban en la realidad virtual necesitaron menores dosis de medicación para el dolor.

Bueno, entonces no solo los videojuegos nos permiten pasar un buen rato, si no que además pueden funcionar como una herramienta efectiva para reducir el dolor durante la cura de heridas en pediatría.

Respondiendo a la pregunta inicial… …sí, el Need for Speed permite reducir el dolor en los niños mientras sus quemaduras son curadas.

 

Pablo García-Molina

Editor upppediatria.org