Seguimos de enhorabuena en la investigación descriptiva de úlceras por presión en el niño y neonato.

Esta vez el estudio con el título “Prevalencia de úlceras por presión en un hospital de tercer nivel, en México DF”publicado en 2017 en Gerokomos, se ha realizado en México por los autores: J. Eduardo Barrera Arenas, M.A del Carmen Pedraza Castañeda, Guillermina Pérez Jiménez, Pablo Hernández Jiménez, Jonathan Arturo Reyes Rodríguez y María Patricia Padilla Zárate.

El estudio tuvo lugar en 2014 en un mismo hospital en México DF (con 939 camas censables y 238 no censables) sobre una población de 767 casos.

El estudio de prevalencia se realizó en la población adulta, en niños y en neonatos. Sin embargo nos centraremos en las dos últimas franjas de edad intentando mostrar los principales resultados.

UPP categoría II en niño ingresado en UCIP. Autor: Pablo García-Molina.

 

Los autores reportaron una prevalencia de úlceras por presión (UPP) en la población neonatal (0 a 28 días de vida) de 10,1% (IC 95% 03-17) en 69 neonatos. Es decir, 1 de cada 10 neonatos padecieron al menos una UPP.
Por su parte en la edad pediátrica (28 días a 17 años) se observó una prevalencia del 10,8% (IC95% 0-21) sobre 37 individuos. Al igual que en la franja de edad anterior, 1 de cada 10 niños/as sufrían al menos una UPP.
La clasificación del riesgo de UPP se realizó basándose en la escala Braden y Braden Q. Los autores utilizaron la escala Braden Q para población menor de 5 años. Observaron que entre los niños que tenían riesgo de UPP (10 con una puntuación de ≤ 16 puntos) solo 4 desarrollaron al menos una UPP. Mientras que entre los que no fueron catalogados con riesgo (66 niños con >16 puntos), cuatro desarrollaron al menos una UPP.
Desde el grupo científico upppediatria.org hemos demandado estudios con este diseño donde se tenga en cuenta a la población pediátrica en los estudios epidemiológicos de UPP. Puedes leer mas sobre ese tema aquí.
Hasta hace unos años este tipo de estudios brillaban por su ausencia. Ahora cada vez más observamos que desde las instituciones sanitarias la presencia de UPP en la población pediátrica es menos invisible. Por lo que agradecemos a los autores de este estudio el gran trabajo realizado y animamos a nuevos equipos de investigación a que tengan en cuenta a la población pediátrica y neonatal.

Sin embargo, y en nuestro afán de intentar analizar los estudios sobre UPP en pediatría debemos nombrar algunos puntos de mejora para próximas investigadoras. Como limitación importante del estudio observamos que la escala de riesgo utilizada se basa en una asignación libre sin evidencia científica de la edad de aplicación. Utilizan la versión de la Braden Q para los menores de 5 años. Una asignación que deja fuera de la misma a los niños entre 5 y 14 años que se encuentren ingresados en unidades pediátricas.

Para este estudio podrían haber utilizado la escala Braden Q para niños entre 1 mes y 14 años y la escala e-NSRAS para los menores de un mes. Las autoras que crearon la escala Braden Q hablaban de que la misma podría ser usada en pediatría desde 21 días a 8 años. Pero en España, en el estudio realizado por un equipo de investigación (investigadora principal Cristina Quesada) en 4 hospitales del País Vasco se observó que la escala era válida para niños entre 1 mes y 14 años.

A su vez la población neonatal debería ser valorada con la escala e-NSRAS, cuyos resultados primarios fueron publicados ya en 2012 (investigador principal Pablo García). Y donde participaron 8 hospitales de toda España.

Lecturas relacionas:

¿Braden Q o Glamorgan? ¿Qué escala prefieres?

Un estudio sobre epidemiología de UPP en pediatría, gana el primer premio al mejor póster.

Prevención de Úlceras por Presión en neonatos por cPAP

 

 Dr Pablo García-Molina
Autor post y editor upppediatria.org
Jose Antonio León Mangado
Cristina Quesada Ramos
Revisores post y editores upppediatria.org